Lilypie First Birthday tickers

Lilypie First Birthday tickers

viernes, 10 de junio de 2011

El Caso Habiba

La noticia salió el viernes por la noche en Twitter, el sábado se creo un grupo de apoyo en Facebook y el lunes no había blog que no se hubiera hecho eco de la noticia.


Aunque la mayoría conocéis de sobra el caso, os lo pongo porque sé que tengo mucho lectores que no están relacionados con el tema de la maternidad. Copio y pego de la web Amor Maternal (es un poco largo, pero merece la pena la información):


Habiba es una joven madre de una niña de quince meses, a la que sigue amamantando. De origen marroquí y con unas circunstancias socioeconómicas adversas, hace cuatro meses aceptó vivir en una residencia para madres jóvenes de la Comunidad de Madrid, junto con su hija, con la esperanza de que así sería todo más sencillo.

Hace cuatro días y medio el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a la niña de la madre por no cumplir con los objetivos de una programa de psicoterapia y “habilidades maternales” que implica abandonar la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica” y “perjudicial para los niños y niñas”. Con estas consideraciones, todas carentes de base científica y legal, se obliga a las madres lactantes a tomar una medicación para que se le vaya retirando la leche. 

Según la Asociación Española de Pediatría, la lactancia materna debe ser a demanda y puede prolongarse tanto como madre e hijo deseen. No se ha seguido procedimiento legal alguno para separar a esta madre de su hija, ni se ha permitido a la madre despedirse ni se le ha dicho a donde iría la niña, produciendo a ambas una grave indefensión. Habiba está con los pechos congestionados de leche, al borde de la mastitis, y con el corazón partido de dolor sin apenas dormir ni comer, angustiada por no poder estar junto a su hija. Esta madre ha sido valorada por una psicóloga y una psiquiatra y no presenta ningún indicio de enfermedad mental ni consumo de drogas ni nada que justificara ser víctima de semejante agresión.

A Habiba se le echó del centro a la calle en el mismo momento en el que se llevaron a su hija, diciéndole que ella ya no tenía plaza en ese lugar pues es un recurso para madres e hijos y ella ya no tiene hija. Una Fundación de ayuda humanitaria ha decidido amparar a esta madre dotándole de alojamiento y manutención, así como de apoyo jurídico.

Estamos profundamente consternados por el dolor de Habiba y nos duele imaginar en qué circunstancias estará la niña de 15 meses, separada de su madre, sometida a un destete abrupto, sin que probablemente nadie le haya explicado nada.

Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado. Por todo ello os pedimos que escribáis urgentemente a la oficina del Defensor del Pueblo solicitando su rápida intervención y hagáis llegar vuestra protesta a la gerencia del Instituto Madrileño del Menor y la Familia, pidiéndole la inmediata entrega de la niña a su madre.

Podéis dirigir vuestras cartas:

• A la oficina del Defensor del Pueblo
www.defensordelpueblo.es
fax: 913081158

• Dª Paloma Martín Martín.
Gerente
Instituto Madrileño del Menor y la Familia.
Calle Gran Via 14
28013 MADRID
immf@madrid.org

• Fundación Raíces: fundacionraices@telefonica.net
Portal de el Defensor del Pueblo
www.defensordelpueblo.es
Portal de el Defensor del Pueblo

La psiquiatra infantil Ibone Olza nos cuenta la situación en la que se encuentra esta madre:

"Conocí a esta madre el miércoles, a petición de la Fundación RaícesLlevaba dos días sin ver a su niña y tenía los pechos congestionados. Emití un informe que se llevó al Juzgado de Guardia. El viernes le volví a atender. Ante la inmovilidad de los sucesivos juzgados de guardia para resolver la situación y la gravedad del caso decidimos hacerlo público ayer. Por razones de seguridad de la madre no podemos revelar su identidad, pero el Defensor del Pueblo tiene todos los datos. 
Doy fé de la veracidad de la información. He hablado con una persona del IMMF encargada del caso que me ha confirmado que se le ha retirado la custodia por cosas como "dar el pecho de forma caótica" y "negarse a suprimir la lactancia" y que también me ha asegurado que a los menores tutelados no se les puede amamantar en ningún caso. Cuando he expresado a esta persona la contradicción enorme que supone esa medida con el consejo que damos los profesionales sanitarios que animamos a las madres a alimentar ademanda y durante dos años como minimo se me ha respondido que "si permitieramos a los niños en los centros que sus madres vinieran a darles el pecho se volverían locos". 
Habiba se sacó medio litro de leche en mi presencia la madrugada del viernes, y yo ayer hice lo único que pensé que podía hacer: ir por la mañana a llevar la leche al centro donde está su niña. En este centro nunca han recibido leche de madre, y si la aceptaron fue por mi insistencia de que no podíamos tirar algo tan precioso. No pude ver a la niña, pero insistí igual que hice en mi informe, en que como psiquiatria infantil que soy sé que separar bruscamente a una niña de quince meses de su madre y llevarla a un centro donde no conoce a nadie, es hacerle un daño enorme. Expresé mi preocupación por la niña.
A Habiba de momento sólo le van a permitir ver a su hija el proximo día 9, no sabemos durante cuanto tiempo. Es habitual que cuando a un niño pequeño se le interna en un centro del IMMF a sus padres solo se les permita visitarlo una hora a la semana, lo sé por otros casos que he atendido. 
Estamos coordinando el apoyo a esta madre y sobre todo la asistencia jurídica, que esperamos dé fruto en las próximas 48 horas. 
Habiba es una madre estupenda, os lo puedo asegurar. 
Gracias por todo el apoyo recibido."


Una horas después, ha publicado la siguiente aclaratoria:

"Yo quiero aclarar que la Consejería de Sanidad madrileña está haciendo una labor maravillosa formando a los profesionales sanitarios en el apoyo a la lactancia materna y a la no-separación. El curso NIDCAP que se está impartiendo en todos los hospitales públicos madrileños es de altisima calidad. Por eso creo que lo preocupante es el mensaje tan opuesto que se da desde el IMMF, y lo exigible es que todo el personal de Servicios Sociales que trabaja con la infancia reciba urgentemente esa misma formación NIDCAP y la incorpore en su trabajo con los lactantes."
"Estamos gestionando con diversas autoridades y pendientes del juzgado, probablemente hasta mañana no sepamos nada más. Habiba está bien acompañada y un poquitín más ilusionada confiando en que esto se resuelva en un máximo de dos días."
"El tema está en los juzgados. La madre no desea revelar su identidad ni comparecer ante los medios. Decidimos publicarlo en red social con el fin de conseguir apoyo urgente mediante cartas que obligara al IMMF a reaccionar con celeridad dada la gravedad del caso y que facilitara la intervención del Defensor del Pueblo."


Poco tiempo después, Jesusa Ricoy-Olariaga compartió una carta modelo para ayudar a Habiba, con fundamentos científicos para quienes quisieran enviarla a los organismos pertienentes:

"Estimado Sr./Sra

(Elegir el principio de la frase Como mujer, madre, padre, ciudadano, etc...)
Estoy informada de las recomendaciones de la OMS y la Asociación Española de Pediatría sobre lactancia materna y las promuevo y apoyo. En la página web de la Asociación Española de Pediatria se establece que:
"La leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su hijo recién nacido. No sólo considerando su composición sino también en el aspecto emocional ya que el vínculo afectivo que se establece entre una madre y su bebé amamantado constituye una experiencia especial, singular e intensa. Existen sólidas bases científicas que demuestran que la lactancia materna es beneficiosa para el niño, para la madre y para la sociedad, en todos los países del mundo." 

Y tras citar otras muchas razones de peso para proteger y promover la lactancia materna también se dice:

"Por todas estas razones y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría (AAP), el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría recomienda la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de la vida del niño y continuar el amamantamiento junto con las comidas complementarias adecuadas hasta los 2 años de edad o más."

Hoy llega a mi conocimiento a través de una popular red social, la noticia de que una madre marroquí, Habiba,  al encontrarse en una situación económica adversa y solicitar acogida al Instituto Madrileño del Menor y la Familia, ha sido forzada a interrumpir la lactancia establecida con su hija de 15 meses, separada de su hija y posteriormente por "carecer" de hija que le permitiera conservar su sitio en este centro, puesta en la calle.

¿Qué supone esto?

Pues sin entrar en el tema de lo cuestionable que sea la autoridad de esta u otra institución para a) arrebatar a un niño/a lactante de los brazos de su madre y b) imponer la interrupción de la lactancia.

Supone un daño físico, a la madre en forma de mastitis porque el ritmo de producción de su leche ha sido alterado de manera externa, a su hija porque la lactancia tiene beneficios demostrables al menos hasta los dos años de edad y porque el desarrollo neurológico que está en pleno desarrollo hasta los tres años formando el cerebro futuro, se ve profundamente marcado por este vinculo afectivo.

Copio aquí información de la página de UNICEF:

"Es un hecho ampliamente reconocido que el tiempo que media desde el nacimiento hasta los dos años de edad constituye la "ventana crítica" para promover la salud, el crecimiento óptimo y el desarrollo conductual. Así pues, durante esta época es fundamental la buena alimentación del lactante y del niño y niña de corta edad. Una buena alimentación del lactante y el niño o niña de corta edad significa enseñar a las madres a iniciar la lactancia materna a la hora siguiente de dar a luz, a emplear la lactancia materna como método exclusivo de alimentación durante los seis primeros meses de vida del bebé, y, a partir del sexto mes, a continuar con la lactancia materna durante dos años o más, en combinación con una alimentación complementaria apropiada, eficaz, segura y adecuada a la edad del niño o niña. La nutrición materna también es importante para asegurar el buen estado nutricional del lactante y para salvaguardar la salud de las mujeres." 

Supone un daño emocional, la madre y el bebé están "programados" para proteger y ser protegido respectivamente, a Habiba y a su hija en esta situación se les ha arrebatado esta posibilidad y necesidad.

Para ambas esto tiene consecuencias psicológicas, tal y como cita la Asociación Española de Pediatría:
"En cuanto al final del destete, casi todos los autores están a favor a que se haga de forma lenta, por miedo a que un final brusco provoque traumatismos o sentimientos de inseguridad... En los lactantes mayores la lactancia tiene una parte afectiva, otra nutritiva y otra de hábito. Dejar de dar el pecho no significa cortar la relación con su madre, que sería lo auténticamente traumático..."

Y supone un daño social, la promoción y protección de la lactancia tiene un impacto en la salud a nivel social, si las instituciones no siguen las recomendaciones para proteger la salud de madres y lactantes ¿qué clase de mensaje de protección de la salud se está transmitiendo?

¿Qué impacto tiene está actitud en la salud pública?

UNICEF indica en su estrategia global para la alimentación del lactante y el niño que:

"La estrategia y las actividades de UNICEF en apoyo de la alimentación del lactante y el niño pequeño subrayan la importancia de un enfoque multisectorial destinado a mejorar la salud y la nutrición a través del Plan Estratégico a Medio Plazo, consistente en la ampliación de módulos de intervenciones basados en pruebas. Dicha estrategia se basa en la Declaración Innocenti sobre la protección, la promoción y el apoyo del amamantamiento de 1990, en la Declaración Innocenti sobre la alimentación del lactante y el niño pequeño de 2005 y en la Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño. Mediante estos esfuerzos, UNICEF reconoce los derechos de los niños, niñas y familias, incorporando actividades de eficacia demostrada para promover y apoyar las acciones de gobiernos y organizaciones no gubernamentales en tres ámbitos: el comunitario, el nacional y el de los sistemas sanitarios." 

En cualquier caso esto es sólo un aspecto del abuso cometido en esta situación, lo más importante e indignante es la violación de los derechos humanos fundamentales de esta madre y de su hija, se han ignorado los más básicos y fundamentales, pero me gustaría en especial resaltar algunos de ellos:
Articulo 16.3:  La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.
Articulo 25.2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social. 

Y en cuanto a los derechos del niño, queda claramente estipulado que:

Artículo 3
1. En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.
2. Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas.
3. Los Estados Partes se asegurarán de que las instituciones, servicios y establecimientos encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en materia de seguridad, sanidad, número y competencia de su personal, así como en relación con la existencia de una supervisión adecuada.

No quiero ni tan siquiera aventurarme a pensar que esto pudiera ser un trato común o una práctica corriente en los centros de acogida o que ocurra a menudo con las madres o en especial con las madres extranjeras o musulmanas, o que esto sea un trato normal cuando uno carece de medios económicos o quién sabe, de idioma para defenderse... Prefiero creer que la separación, durante lo que ya son cinco días, de esta madre y su bebé, el abuso, atropello y la falta de humanidad inferidas en este caso, son un cúmulo de errores producto de una ignorancia e incompetencia extremas y les ruego por tanto que hagan cuanto esté en su mano para corregir esta vergonzosa situación.

Atentamente,

 
Un poco más tarde, Marcos Martino,  psicólogo clínico, especializado en psicobiología de la conducta parental, compartía también su carta para expresar su disconformidad con el trato recibido por Habiba, la gravedad del asunto y agradeciendo la pronta actuación de las autoridades pertinentes para subsanarlo. También ha dejado la posibilidad para quien quiera hacer uso de su carta, adaptándola de ser necesario, pueda enviarla también:

Se titula ¿Negligencia Grave en el IMMF? 

A la atención de:

    Dª Paloma Martín Martín.
    Gerente Instituto Madrileño del Menor y la Familia

    Me llamo Marcos Martino (DNI: -----------). Soy psicólogo clínico, especializado en psicobiología de la conducta parental.

    ¿Es cierto que: "el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a la niña [de 15 meses] de la madre [Habiba] por no cumplir con los objetivos de un programa de psicoterapia y “habilidades maternales” que implica abandonar la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica” y “perjudicial para los niños y niñas”.?

    Doy por hecho que habrá más circunstancias; pero, si lo que dice ese párrafo es cierto, es suficiente para afirmar que, con la separación en base a unos criterios erróneos e infundados, se está cometiendo un grave negligencia al infligir un perjuicio severo a la niña y a la madre.

    La lactancia materna a demanda es la mejor conducta para madre-hijo no sólo en relación a la nutrición del bebé, sino al desarrollo psicoafectivo de ambos a través del establecimiento de un vínculo seguro y estable. Es un hecho sobradamente contrastado y consolidado en el ámbito de la pediatría, la psicología y demás ciencias competentes en el estudio de esta conducta. De hecho, se considera recomendable mantener la lactancia como mínimo uno o dos años y más allá, hasta que ambos quieran. Por tanto, no es el resultado de investigaciones recientes, que lo que están haciendo es confirmar, aún más, las importantes implicaciones de ese vínculo en el desarrollo infantil, sino que se sabe desde hace bastantes años. Todo responsable público que tome decisiones relacionadas con este asunto debería estar al tanto de ello y no dejarse llevar por prejuicios ideológicos, teniendo en cuenta que puede causar un grave daño. ¿Acaso no conocen las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría y de la Organización Mundial de la Salud? (Se adjuntan referencias de recomendaciones oficiales).

    - "El abandono progresivo de la lactancia materna como forma de alimentar a los niños tiene y va a tener en el futuro, consecuencias muy importantes para la salud de los niños actuales, quizás más importantes aun para las generaciones futuras. La prevalencia y duración de la lactancia materna en todos los países europeos está muy por debajo de lo recomendado por la OMS". (Lactancia materna y Realidad, de la AEPaP)

    - “Si se dispusiera de una nueva vacuna que pudiera prevenir un millón de muertes al año y además fuera barata, segura, se administrara oralmente y no requiriera la cadena del frío, su aplicación pasaría a ser de inmediato un imperativo en salud pública. La lactancia materna puede hacer esto y más, pero requiere su propia “cadena cálida” de apoyo –las madres precisan apoyo para sentirse seguras de que pueden amamantar y necesitan que se les muestre como hacerlo- necesitan que se les proteja de todas las prácticas que ponen en peligro la lactancia. Si esta “cadena cálida” se ha perdido en la cultura o si no existe, entonces deben ser los servicios de salud quienes proporcionen el apoyo”. (Recomendaciones para la Lactancia Materna de la AEPaP)


    Y, ¿qué hace un organismo público como el IMMF en el "caso Habiba"?. Si esta aberración ha tenido lugar en un país europeo en pleno siglo XXI sería un escándalo. De ser cierto este caso, espero y deseo que tengan Vds. muchos problemas y que se depuren responsabilidades. No me puedo imaginar qué clase de técnico es capaz de amparase en semejantes argumentos que van más allá de la ignorancia, pues parecen más basados en prejuicios sin base científica alguna, son negligentes y rayan la necedad.

    Es imperativo, por el bien de la niña y de la madre, que rectifiquen lo antes posible.

    De hecho, aún me queda la esperanza de que sea sólo un bulo y no haya sucedido.

    Marcos Martino.

Recomendaciones de órganos oficiales:

FUENTE: Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria


11. Hernández MT, Aguayo J y Comité de Lactancia de la AEP. La lactancia materna: cómo promover y apoyar la lactancia materna en la práctica pediátrica. Recomendaciones del Comité de Lactancia de la AEP. An Pediatr. 2005; 63: 340-356. (#)

12. American Academy of Pediatrics. Breastfeeding and the use of human milk. Pediatrics. 2005; 115: 596-506. (#)

13. OMS. Nutrición del lactante y del niño pequeño. Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño. Informe de la Secretaría. 55ª Asamblea Mundial de la Salud. 16de abril de 2002. A55/15. Ginebra, (#)

14. OMS-UNICEF: 
Declaración de Innocenti. WHO. Florencia, 1990. (resolución WHA 45.34).  (#)
La Fundación Raíces emitió un comunicado oficial en el grupo de Facebook, que dice lo siguiente:

"Desde Fundación Raíces, os queremos informar de lo siguiente:

Según la resolución de desamparo, el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) ha asumido la tutela de la niña, quitándosela a su madre por razones como: la falta de recursos económicos, la falta de apoyos familiares, no cumplir con los objetivos de un programa de psicoterapia y habilidades maternales.

Desde el IMMF se nos informó que la retirada se produjo por no llevar a cabo el programa que tenían previsto para ella y para la niña que, fundamentalmente consistía, en suspender la lactancia materna por considerarla “caótica y perjudicial para los niños y niñas.” Si esta historia no fuera real parecería un chiste de mal gusto, ¿cómo se puede alegar que una madre, que está acogida en un recurso público para madres en situación de riesgo, carece de recursos económicos?

También se nos informó que no van a permitir que la madre le de el pecho a su hija, en la visita que tienen prevista el jueves, porque está prohibido el amamantamiento en los centros o residencias infantiles de la Comunidad de Madrid, ya que es contrario a la institucionalización de la niña, que pretende una desvinculación de madre e hija. Nuevamente entendemos que quien esté siguiendo el caso piense que esto, por absurdo, no puede ser verdad. ¿cómo se puede decir que perjudica a un niño el contacto con su madre? ¿y si le perjudica, por qué se establece un régimen de visitas?.

Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado. Desgraciadamente esto no es un caso aislado.

Es hora ya de hacer un balance sobre el sistema de protección de menores en nuestro país, de reflexionar sobre los controles de las decisiones administrativas que, sin control judicial previo, intervienen en la vida de las personas con decisiones tan importantes como retirar a niños y niñas de sus familias. ¿Quién decide qué es lo mejor para un niño o una niña? ¿Con qué criterios? ¿Con qué formación?. Al final, los centros de protección están llenos del mismo “perfil de menor” que casualmente coincide con niños y niñas, hijos de familias en situaciones de exclusión social.

Es hora ya de reclamar el derecho de las familias pobres a no ser objetos utilizables como moneda de cambio, a no consentir tantos abusos en nombre de falsos intereses superiores, a no consentir tanto sufrimiento gratuito, a no dejarnos machacar sin sentido; somos seres humanos, y no hipótesis jurídicas, no estamos en "riesgo de exclusión" sino en lucha por la "inclusión".

Habiba está asustada, desesperada. Esa angustia y desesperación de una madre a quien han arrancado a su hija de los brazos es interpretada, por quienes dicen protegerla, como un evidente signo de su inestabilidad mental. Pero ella no quiere perder la esperanza, está convencida que, cuando mañana lunes un juez estudie detenidamente su caso, va a ordenar que le devuelvan a su hija inmediatamente. Por eso no quiere que se sepa quién es y que la prensa conozca su historia. Nosotros, lógicamente queremos respetar su decisión, aunque entendemos que pueda haber quién no la comparta o quien piense que esta historia es un bulo más de los que circulan por Internet. Sin embargo, os comunicamos que su caso, con todos sus datos personales y los documentos que acreditan esta historia están en el Juzgado donde hemos recurrido la resolución de desamparo y hemos solicitado una medida cautelar urgente de las previstas en el artículo 158 del Código Civil, a la que el Ministerio Fiscal se adhirió el pasado viernes. También hemos presentado una queja al Defensor del Pueblo.


El martes, 7 de junio, se actualizaba la información:

Habiba y su hija de apenas 15 meses, continúan separadas. La niña le fue arrebatada, posiblemente sin siquiera explicarle a la pequeña por qué abandonaba la compañía de su madre, lo cual como deben imaginarse es algo sumamente perjudicial para ambas, tanto físicamente, como emocional, psicológica y espiritualmente. El Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) ha decidido su separación presuntamente porque Habiba se negaba a destetar injustificadamente a su hija, lo cual la institución le exigía como parte de un programa de habilidades maternales (¿?). El IMMF refiere que la lactancia materna más allá de los 6 meses es "caótico y perjudicial para los niños y niñas", y la lactancia materna se encuentra prohibido en sus centros de acogida.

Parece que desconocen las recomendaciones de todas las autoridades sanitarias medianamente serias, a nivel mundial, que se han pronunciado respecto a la lactancia materna: La OMS, la AEP, la AAP, UNICEF, entre muchos otros coinciden en que la lactancia materna es el mejor alimento para los niños pequeños, y que debe darse de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y continuar hasta por lo menos 2 años, de allí en adelante - indican - pueden seguir hasta donde la madre y el hijo decidan hacerlo.

La Fundación Raíces, quien ha acogido a Habiba, tras su expulsión del centro en el que se encontraba en el momento en que su hija fue separada de ella, sin su consentimiento, sin orden judicial, y sin siquiera darle a conocer el paradero de la pequeña, presuntamente por tratarse de un centro para madres, para lo cual ella ya no calificaba porque "ya no tenía a la niña", ha emitido un nuevo comunicado de prensa, que reproduzco a continuación:


NOTA DE PRENSA

En Madrid a 03 de junio de 2011

Habiba es una joven madre de una niña de quince meses, a la que sigue amamantando. De origen marroquí y con unas circunstancias socioeconómicas adversas, hace cuatro meses aceptó vivir en una residencia para madres jóvenes de la Comunidad de Madrid, junto con su hija, con la esperanza de que así sería todo más sencillo.

Hace una semana la Comisión de Tutela del Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a la niña de la madre con argumentos como: “carece de red de apoyo socio-familiar y de recursos económicos” o “no cumple con los objetivos que se le han establecido en la intervención: ayuda psicoterapéutica y programa de habilidades maternales”, que implicaba someterse a las normas de ese centro que son contrarios a la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica” y perjudicial para los niños y niñas y que le obligaba a tomar una medicación para que se le fuera retirando la leche. Medicación que acabó tomando bajo amenaza de expulsión del centro si no lo hacía.

A Habiba no se le permitió despedirse de su hija ni se le dijo a donde iría la niña. Habiba, llegó a nosotros al borde de la mastitis, y con el corazón partido de dolor sin apenas dormir ni comer, angustiada por no poder estar junto a su hija. Esta madre ha sido valorada por dos profesionales de psicóloga y psiquiatría, que no han observado ningún indicio de enfermedad mental o alteración de la conducta ni consumo de drogas ni nada que suponga un riesgo para la integridad física ni emocional de su bebé ni que justificara ser víctima de semejante agresión por parte del Instituto Madrileño del Menor y la Familia.

A Habiba se le echó del centro a la calle en el mismo momento en el que se llevaron a su hija, diciéndole que ella ya no tenía plaza en ese lugar pues es un recurso para madres e hijos y ella ya no tiene hija.

Fundación Raíces, ante la gravedad de la situación, ha decidido como primera medida amparar a esta madre dotándole de alojamiento y manutención, así como de apoyo jurídico. 

Estamos profundamente consternados por su dolor y al imaginar en qué circunstancias estará la niña de 15 meses, separada de su madre, sometida a un destete abrupto, sin que probablemente nadie le haya explicado nada.

Actualmente la niña se encuentra en un centro de la CAM desde el que se nos ha informado que no se permite que los niños sean amamantados por sus madres, en las visitas que se les conceden, por considerarlo perjudicial y contradictorio con la institucionalización de los niños. Nos han asegurado que a Habiba de ninguna manera le dejarán dar el pecho a su hija el día de la visita.

Según el informe médico de la Dra. Ibone Olza especializada en psiquiatría infantil y que ha explorado a Habiba en el Hospital Universitario Puerta de Hierro, Habiba respecto al vínculo con su hija “Impresiona de ser una madre sensible, amorosa y vinculada de forma saludable a su hija”, respecto al bebé “es inevitable que la separación actual esté siendo altamente estresante para la lactante y es previsible la aparición de síntomas de distrés psíquico importantes si no se reinstaura vínculo y contacto inmediato con su madre”.

Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado y la lactancia continuada. De no ser así las secuelas pueden ser irreparables.
Desgraciadamente este no es un caso aislado, estamos obligados a hacer un balance sobre el sistema de protección de menores en nuestro país, a reflexionar sobre los controles de las decisiones administrativas que, sin control judicial previo, intervienen en la vida de las personas con decisiones tan importantes como retirar a niños y niñas de sus familias. ¿Qué límites tienen los que adoptan decisiones como ésta? ¿Con qué criterios? ¿Con qué formación?. Al final, los centros de protección están llenos del mismo “perfil de menor” que casualmente coincide con niños y niñas, hijos de familias con dificultades económicas y falta de redes de apoyo. Sólo a ellos se les imponen criterios y programas que no se aplican al resto de la sociedad. El no sometimiento a ellos es lo que en ocasiones conlleva consecuencias tan graves cómo esta.

La madre ha presentado una medida cautelar en los Juzgados de Familia de Madrid, habiendo recaído la misma en el nº 85, instando la urgente reunificación familiar. 

Desde Fundación Raíces hemos puesto en conocimiento de la oficina del Defensor del Pueblo estos hechos, habiéndose sumado a esta queja más de 2000 personas, entre las que se encuentran multitud de profesionales de la salud y de la educación, así como varios catedráticos y profesores universitarios, a fin de que se devuelva a la niña a su madre. Así mismo lo hemos puesto en conocimiento del Fiscal Provincial de Madrid Don. Eduardo Esteban.

En la esperanza de que al final no se acabe criminalizando a esta madre para así encubrir lo que consideramos es un abuso institucional, exigimos que madre e hija sean reunidas de inmediato. 
Fundación Raíces

Para más información pueden contactar con:
Nacho de la Mata: (Abogado) jidelamata@icam.es
Lourdes Reyzábal: (Presidenta de Fundación Raíces) fundacionraices@telefonica.net

Al mismo tiempo, la psiquiatra Ibone Olza, íntimamente ligada al caso de Habiba, quien ha realizado su evaluación psiquiátrica y ha encontrado que es apta para ejercer su papel de madre y que no padece de ningún trastorno ni hábito tóxico, ha comentado:
He visto hace un rato a Habiba, furiosa y dolida, pero reconfortada con el apoyo recibido. Sigo plenamente convencida de que el IMMF está maltratando a esta niña al separarla de esta forma de su madre, y está produciendo un daño enorme a ambas. A Habiba se le ha condenado sin juicio previo ni posibilidad de defensa, sin siquiera escucharla. Mañana hablaré con varios periodistas. Un abrazo a esta poderosa red de madres, y gracias.
Poco tiempo después, Alba Padró Arocas, publicaba el Comunicado de Prensa que emitió Alba Lactancia Materna respecto al caso de Habiba:

Con el presente comunicado expresamos que SI FUERA CIERTO, tal como se nos ha informado:

  • Que hace unos días el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a una madre, conocida como HABIBA, de SU hija de 15 meses, por no cumplir con los objetivos de un programa de psicoterapia y habilidades maternales que implicaban abandonar la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica y perjudicial para los lactantes”;
  • Que a esta madre y a esta hija se las ha separado sin imperativo legal,
  • Que además se ha expulsado a HABIBA de la residencia para madres jóvenes con la alegación de que “ya no tiene hija”
  • Y que, “a posteriori”, la madre ha sido sometida a una exploración por expertos que han excluido otros riesgos para el menor al cuidado de su madre.

DECLARAMOS:
Que la actuación que se nos ha descrito, si fuera cierta, atenta contra los derechos de madre e hija  y es contraria a las recomendaciones nacionales e internacionales vigentes relativas a las mejores prácticas de alimentación y crianza infantil (ver información adjunta).

POR TANTO, CREEMOS URGENTE y de EXTREMA NECESIDAD:

  1. Que INMEDIATAMENTE se reúna a madre e hija quien debe seguir siendo amamantada a demanda siempre que ella y su madre lo deseen,
  2. Que mientras esto sea así no se la debe exponer a riesgos innecesarios ofreciéndole biberones y tetinas, y sucedáneos de leche materna,
  3. Y que se debe exigir RESPONSABILIDADES al grave daño que se ha infringido con las medidas tan irresponsablemente y arbitrariamente emprendidas, basadas exclusivamente en prejuicios e ignorancia.
Más información en:

Eulàlia Torras – Presidenta de ALBA LACTANCIA MATERNA
Teléfono 616 466 844
alba@grupslactancia.org
www.albalactanciamaterna.org
Unas horas antes, varias madres compartieron enlaces en los que la prensa tradicional se hacía eco de la noticia de Habiba, y por curiosidad, una de ellas buscó en Google, ¿Quién es Paloma Martín Martín? y encontró esto:

Paloma Martín Martín es la directora-gerente del Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF).
Paloma también es Diputada de la Asamblea de Madrid en la VII Legislatura por el Grupo Parlamentario Popular. Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. 1993-1995 Despacho de Abogados M. de Vega. 1995-2000 Asesora en el Gabinete del Presidente de la Comunidad de Madrid. 2000-actualidad Asesora en el Gabinete del Secretario de Estado para la Administración Pública en el Ministerio de Administraciones Públicas.
Desde hace dos años vienen saliendo a la luz graves violaciones de los derechos humanos cometidos por la entidad privada “Fundación O´Belén” en centros de menores que le han sido adjudicados (con cuantiosas subvenciones) por el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) del que es directora-gerente Paloma Martín Martín. En estos centros se interna a aquellos chicos y chicas menores de edad a los que el IMMF considera “conflictivos” para que reciban “tratamiento psico-social”, quedando privados de libertad sin que medie orden judicial alguna.
Pese a las denuncias y a la sucesión de casos probados de maltrato y abuso por parte de la Fundación O´Belén, Paloma Martín Martín no hace nada al respecto a los abusos que sufren los chicos y chicas de “Picón del Jarama”. Por ejemplo:
-         Empleo de celdas de aislamiento. Prohibidas por la normativa internacional multiplican el riesgo de auto-lesiones y suicidio.
-         Medicación forzosa. Se administra crónicamente a los chavales ansiolíticos y fármacos antipsicóticos para que puedan sobrellevar el encierro, todo ello muchas veces sin supervisión facultativa,
-         Violación de la libertad de comunicaciones. Se impiden visitas y llamadas de amigos y parejas, se interviene la correspondencia, etc.
-         Agresiones físicas y psicológicas. Insultos, humillaciones y en ocasiones también golpes o “contener” a los menores con agresividad desproporcionada.
-         Privación de libertad sin orden judicial.
Con estas líneas queremos hacer público:
  • Que el Instituto Madrileño del Menor y la Familia ha recibido numerosos testimonios y quejas acerca de las prácticas aberrantes contra los menores que se producen en el centro “Picón”: castigos de aislamiento prolongado, medicación forzosa, agresiones físicas, privación del derecho a la intimidad, intervención de las comunicaciones, absentismo escolar forzoso, y humillaciones de todo tipo.
  • Que el IMMF sólo clausuró un centro de menores de la Fundación O´Belén tras recibir un apercibimiento por parte de la Oficina del Defensor del Pueblo, y una visita posterior por parte de sus inspectores.
  • Que en los últimos meses varios menores han tenido que recibir atención hospitalaria (con fracturas en sus extremidades, contusiones, etc) a causa de los abusos a los que son sometidos. En algunos casos se interpusieron denuncias penales contra los trabajadores de la Fundación O´Belén que les agredieron, recibiendo constancia de ello los funcionarios del IMMF.
Nacho de la Mata, abogado de Habiba, declara en una entrevista a Iratxe Celis en eitb.com cómo la hija de Habiba fue separada de ella sin su conocimiento, advertencia previa, ni consentimiento, sin notificación, ni trámites jurídicos de por medio. Relata que Habiba dejó a la niña en la guardería del IMMF y mientras tanto, se la llevaron y le notificaron que debía desalojar el centro ya que era un lugar para madres y ella ya no tenía hija. Así de increíble, así de atroz, así de ilegal, inhumano e infinitamente cruel.

La tarde del 9 de junio, Ibone Olza relataba:
Habiba ha podido ver a su hija hoy durante una hora en el centro. Ha sido muy muy duro, tremendo el dejar a la niña allí y salir rota de dolor, pero confiamos plenamente en que mañana haya una decisión favorable.

Un par de horas más tarde la Fundación Raíces, emitía un nuevo comunicado acerca del breve e infinitamente doloros reencuentro que tuvieron Habiba con su hija el día de hoy:
Habiba está rota de dolor. Su sufrimiento es inmenso, sus palabras son desgarradoras, su preocupación por su hija es infinita y por ello "ya no puede más". Ha estado sufriendo estos días como nadie pueda llegar a imaginarse, tenía que aguantar como pudiera por conseguir ver a su hija hoy, ya lo ha hecho, ya ha podido verla y no puede imaginar ya la idea de seguir sin ella, su preocupación por su hija es infinita, el daño en su niña ya está hecho. 
Su hija nunca se había separado de ella más de unas horas desde que nació, siempre había tomado el pecho a demanda y nunca había dormido sin su mamá. Desde hace 9 días su bebé se encuentra en un lugar desconocido,sín ninguna persona de referencia, sín ningún objeto transicional y cada noche tan solo en la soledad que sólo puede ofrecer aquel lugar en el que 42 niños de 0 a 6 años son "cuidados " por tan sólo2 adultos.
¿A qué pareja le dejarían hacerse cargo de 42 criaturas entre las que se encuentran bebés recién nacidos? ¿Cómo hacen por las noches con los llantos de nuestros niños, cómo hacen para cambiar tanto pañal, cómo hacen para cambiar tantas sábanas de los niños que ya no dormirán con pañal, cómo hacen para escuchar su llanto en un lugar cómo ese, tan grande, cómo hacen cuando tienen pesadillas, cómo hacen cuando quieren agua, cómo hacen cuando hay que alimentarlos a demanda y aún necesitan ser alimentados de noche? ¡¡¡ BASTA YA, DE TANTO SUFRIMIENTO GRATUITO, BASTA YA DE TANTO MALTRATO INSTITUCIONAL, BASTA YA DE TANTA HIPOCRESÍA DE UN SISTEMA QUE PERMITE ARREBATAR A LOS HIJOS DE UNO SÍN INTERVENCIÓN DE UN JUEZ, SIN QUE NADIE VIGILE DÓNDE VAN Y A MANOS DE QUIÉN VAN !!!

Mañana por la mañana, Habiba espera obtener una respuesta, un compromiso seguro de que a lo largo del día le darán a su hija, de no ser así, Habiba nos asegura que ella necesita hacer algo, necesita que nos movilizemos, que todas las personas que estamos con ella salgamos a la calle a GRITAR QUE SE LA DEVUELVAN. Hoy Habiba decía "si yo tuviera una familia grande...." Mañana estaremos todos atentos a los móviles, al Facebook, al e-mail, al Twitter y tendremos capacidad para organizarnos rápido y apoyarla. TODOS SOMOS HABIBA. Gracias.

Tras leer la última declaración de la Fundación Raíces, comencé a pensar en las corazas. Van nueve días, piénsenlo, nueve días en que Habiba y su hija sufren inmensa e indescriptiblemente por esta separación inhumana e injusta que les ha sido impuesta. Nueve inmensos y larguísimos días.

Recuerden, que los bebés no tienen concepción clara del tiempo, pueden pasar semanas sin ver a una persona a quien quieren (no hablo de la madre, ni de una figura afectiva primaria, obviamente), y volverla a ver, queriéndola y abriéndose como si el tiempo no hubiera pasado. Por otra parte, estoy segura de que toda madre en algún momento habrá dejado a su bebé por dos minutos en el cochecito, o una hamaca, o una cuna, para ir al baño velozmente, o atender cualquier urgencia y que el bebé hubiera llorado como si tuviera una eternidad sin ver a mamá, de forma desconsolada y desgarradora. Para ese bebé, esos dos minutos son eternos, ¡eternos! Su concepción del tiempo no es igual a la nuestra.

Aún recuerdo como si fuera ayer, la primera vez que me separé de mi hijo por un par de horas. Debía hacer un mercado inmenso, el primero para mi nuevo apartamento, y mi mamá se ofreció a quedarse con Sam mientras yo hacía la compra, para que se hiciera más fácil y rápido llevarla a casa. Se quedó con mi mamá, mi mamá a quien adora, y sin embargo, pasados los primeros 20 a 30 minutos sentía un dolor, una tristeza, una sensación de vacío, incluso recuerdo que llegué a comentarle por teléfono, porque por supuesto llamé en ese momento, que me sentía como si me faltara un brazo. No puedo imaginarme cómo se sentirán Habiba y su hija, luego de nueve días separadas. ¿Y la lactancia? Si a una madre lactante le duelen los pechos luego de pasar un par de horas, o seamos generosos, y digamos de 4 a 6 horas, sin dar el pecho, no quiero ni pensar el dolor que estará pasando Habiba ahora mismo, y no sólo dolor físico, sino el dolor emocional. ¿Y la nena? ¿qué le dan de comer y cómo se lo dan si en el lugar en donde la han secuestrado "institucionalizado" hay 2 cuidadores para 42 niños? ¿Alguna vez has intentado cuidar a más de 3 niños a la vez? ¿Cuánta atención y amor se les puede dar a 21 niños si eres un solo adulto?

Sigo pensando que su tiempo de separación debe ser el más breve posible - aunque si nos ponemos, obviamente, nunca debió suceder - pero mientras sufran, mientras tengan el corazón abierto, herido y desgarrado, habrá esperanza, esperanza de que sanen las heridas, de volver a sentir, de volver a fusionarse y repararse mutuamente poco a poco. ¿Y si no? Si demoran hasta el punto de no retorno, hasta ese límite en que el dolor es tan, tan fuerte que ya no sientes nada, ese punto en el que alma muere y te vuelves de cartón, se habrá perdido todo. Se habrán puesto las dos una coraza, una coraza en el corazón. Y las corazas son muy difíciles de atravesar...

Perdonen la analogía, pero es algo similar, a mi parecer, a lo que ocurre en los métodos conductistas, el típico cry it out, o adiestramiento para el sueño en el que dejan al niño llorar hasta que se rinda. El cuerpo actúa, segregando endorfinas que lo hacen dormirse porque su cuerpo no puede más. Intenta e intenta comunicarse con su madre, sentir que ella siente, y si ve que no hay respuesta, seguirá intentando hasta que su cuerpo diga "basta" y lo duerman las hormonas. Se habrá rendido, se habrá puesto la coraza.

Según comenta el portavoz de la Fundación Raíces, Habiba decía hoy "si yo tuviera una familia grande..." y creo de corazón que la tiene, todos somos Habiba, a cualquiera nos pudiera haber pasado algo así. Habiba tiene una familia grande, tiene a más de 3000 personas que han llorado y sentido y gritado y rabiado con ella, tiene a más de 3000 personas que han enviado y firmado cartas, aportado ideas, compartidoexperiencias y que estamos - porque me incluyo - dispuestas a hacer lo que haga falta para que recupere a su niña.

Sí, suena a ficción. Sí, parece un hoax. No, no lo es. Existen numerosos profesionales muy reconocidos que han evaluado y conocido a Habiba y todos coinciden en que la Habiba que retrata el IMMF no es la misma que han tenido enfrente.



No entiendo hasta qué punto, el Instituto Madrileño del Menor y de la Familia (que, por cierto, no ha defendido ni al menos ni a las familias) tiene derecho a poder manipular a una madre de ese modo, retirándole a su hija por considerar la lactancia materna caótica y perjudicial. Creo que el daño que están haciendo es muchísimo mayor del que ellos sospechan que podrían tener con su madre.

Poco a poco parece que los medios de comunicación (más extranjeros que nacionales) comienzan a hacer eco de la noticia, pero  es que es ya más de una semana la que lleva Habiba sin ver a su niña y no parece que se vean movimientos por parte de las instituciones. Las manifestaciones no se están haciendo esperar. 

Si quieres hacer algo por esta madre y su hija, sólo tienes que completar el recuadro azul que hay a la derecha del blog. No cuesta nada y puedes hacer mucho por ellas.


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario